Intuición poética y síntesis

octubre 30, 2006

Por Andrés Cáceres (*)

 

El pequeño libro de poesía Hotel Alejamiento –pequeño formato, pocos versos– llama doblemente la atención, en estos tiempos paradojales para la escritura: dificultad para publicar y avalancha de textos, la mayoría prescindibles.

Llama la atención porque hay denso contenido y porque el autor, Fernando Toledo, con veinticuatro años, debuta en el formato libro.

Sus poemas tienen el rasgo distintivos de las primeras obras: están escritos más para sí mismos que para los otros.

Contrariamente, traslucen una fuerte personalidad, una voz meditativa y lacerante, un decir que cromatiza tiernamente los hilos del escepticismo.

Toledo tiene todo el fervor y la utopía que convoca la juventud y al mismo tiempo la mirada poética, que ve el mundo del revés, al trasluz y por eso le descubre aristas que se nos qeudaban ocultas tras las persians de lo urgente y de lo cotidiano.

Ciertamente, algunos de sus poemas están cerrados a cualquier intento de penetración lógica. Sólo la vía intuitiva permite el ingreso pero no se trata de un cerramiento consciente, sino, por el contrario, de una sonda hacia lo inasible: “Hemos volcado / Sobre los granos de las horas / Y hoy rasgaron el agua / Para que escribamos”.

El tono predominante de sus versos, elegíacos, intimistas, es sereno. Pero de una serenidad esencial, la que surge del despojamiento del ropaje que impide ver a la poesía en todo su esplendor y su pobreza: “Se peina como en un manual de instrucciones / Arremete musical / Desnuda es maldita como un iceberg / Yace de mí salpicada / El horizonte / Entendemos / Es un deseo recostado // Ahora somos dos animales sin sus ansias / Somos dos revólveres disparados / Somos / Entendemos / Una raza sencilla / Y el cielo está aquí con nosotros / Entre las sábanas”.

A diferencia de la mayor parte de los primeros libros, Hotel Alejamiento es un acierto de juventud: está escrito con una autenticidad y la necesaria cuota de talento para las letras. Citamos su “Identikit”, para ejemplificar sobre la intución poética contenida en su mejor expresión: “Una espada / Forjándose / Con la sangre / A derramar”.

Hotel Alejamiento forma parte de la colección La Mesita de Luz, que publica editorial Diógenes bajo la dirección de Rubén Valle. Su autor, Fernando Toledo, cursó estudios de licenciatura en Comunicación Social y ejerce el periodismo desde los diecinueve años.

Actualmente se despempeña como redactor, editor de espectáculos y crítico de cine en el diario Uno y es redactor y crítico de la revista Ubu-Todo teatro. Este año obtuvo mención en el certamen literario Vendimia.

 

(*) Publicado en Los Andes, el 6/12/1998.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: